La falta de ocupación de plazas MIR acentúa un problema de carencia de profesionales de la sanidad que viene de largo

El problema de falta de sanitarios en Castilla y León sigue acrecentándose, como lo demuestran los resultados de las últimas pruebas del MIR (Médico Interno Residente). En la convocatoria más reciente, un preocupante 28% de las plazas en Atención Primaria no se han cubierto, subrayando que nuestra comunidad no es un destino suficientemente atractivo para los jóvenes profesionales.

El envejecimiento de las plantillas y de los usuarios del servicio de salud agrava un conflicto vital para la región. Según el Informe Demográfico de los sanitarios de 2022, publicado por el Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León, el número de médicos activos por habitante no es homogéneo y varía considerablemente entre provincias. Esto provoca una merma en el acceso a la asistencia sanitaria pública y un trato discriminatorio hacia los ciudadanos de diferentes áreas de Castilla y León.

La distribución por franjas de edad de los médicos en activo de la comunidad adopta una preocupante forma de pirámide invertida. El número de médicos activos mayores de 65 años se ha duplicado, representando actualmente el 11% del total. Esto implica que en los próximos 5 años, una parte significativa de los médicos se habrá jubilado, exacerbando aún más la escasez de personal.

El informe de los colegiados concluye que es inaplazable tomar medidas para aumentar la base de la pirámide poblacional de médicos si queremos asegurar la sostenibilidad de nuestro sistema de salud. Es esencial identificar y abordar las razones por las cuales los profesionales no encuentran atractivo trabajar en Castilla y León.

Un destino poco atractivo

En la última convocatoria de mayo, un total de 47 plazas de Medicina Familiar y Comunitaria han quedado vacantes en Castilla y León, lo que representa un 28% de las 161 ofertadas para 2023. Este resultado pone de manifiesto la dificultad de atraer a jóvenes profesionales a la región. El atractivo de Castilla y León como destino para médicos jóvenes sigue siendo un problema, especialmente en la especialidad de Medicina Familiar y Comunitaria.

Cuánto gana un MIR en Castilla y León

El salario de los Médicos Internos Residentes del Sistema Nacional de Salud depende directamente de la Comunidad Autónoma en la que realizan su residencia. Los datos actualizados del Centro de Estudios del Sindicato Médico de Granada, en su informe anual: 'Estudio comparativo de las Retribuciones de los Facultativos Residentes en España en abril de 2023 y recortes desde el año 2009', muestran que el salario neto de un MIR en Castilla y León en su primer año de residencia es de 1.829 euros, incluyendo las guardias. Además del salario base, los MIR también reciben una remuneración adicional por las guardias, que pueden llegar a ser jornadas de hasta 24 horas ininterrumpidas. En Castilla y León, el pago medio por hora de guardia es de 20,46 euros, con variaciones dependiendo del año de residencia y del tipo de día.

Ocupar la segunda posición en la cola salarial, el aumento de la vida, especialmente el de la gasolina, fundamental en la itinerancia diaria de los médicos que ejercen en núcleos rurales, y la limitación máxima de siete guardias mensuales, hacen que la oferta de Castilla y León no sea de las más seductoras y muchos de nuestros médicos decidan ejercer en otras Comunidades Autónomas.

Si comparamos los sueldos de estos médicos en otros países de Europa la diferencia es enorme. En Alemania un R1 cobra casi 5.000 euros al mes por el mismo trabajo, y, en ese mismo país, el sueldo de un R5 llega a los 6.000 euros. Esta gran desigualdad salarial es determinante para que muchos de los especialistas formados en la Comunidad decidan hacer las maletas y desarrollar su carrera en países con mejores condiciones laborales.

Ciudades con alta saturación en la Atención Primaria

La sobrecarga de trabajo es la principal razón por la que los MIR no eligen especializarse en medicina familiar, los que ocupan plazas en la ciudad se ven desbordados al superar todas el cupo óptimo de tarjetas sanitarias individuales por profesional, establecido entre 1.200 y 1.300 pacientes por médico. Todas las provincias de la comunidad tienen centros de salud con profesionales con más de 1300 pacientes asignados, representados en el siguiente mapa con puntos rojos. A pesar de la alta saturación los profesionales que se quedan eligen Valladolid y Salamanca, como grandes urbes bien comunicadas, o Segovia y Ávila, por su cercanía a Madrid y su buena comunicación por carretera. El norte de la comunidad es el que más dificultad tiene para cubrir las vacantes en Atención Primaria.

Otro dato negativo a tener en cuenta es que menos de la mitad de los centros de salud de la comunidad disponen de pediatra. La falta de especialistas visibiliza dos graves problemas relacionados con la despoblación, en primer lugar, los menores de 16 años que viven en la mitad de los territorios de la región no pueden acceder a un pediatra en su centro de salud por lo que, o bien son atendidos por Médicos de Familia, o bien tienen que recorrer kilómetros para visitar a un especialista. En segundo lugar, las familias son conscientes de esta situación y la falta de especialistas puede ser un factor relevante a la hora de asentarse en un territorio u otro. La merma en los servicios básicos dificulta la vida y acentúa el abandono del medio rural.

Dispersión de la población en grandes territorios

La amplitud del territorio unido a la baja densidad de población es otro importante factor a tener en cuenta para comprender el motivo por el que los profesionales no eligen Castilla y León. El 48% de la población de la comunidad, 1.037.844 personas, viven en municipios de menos de 10.000 habitantes, el 19% del total en localidades con una población inferior a los 1.000 habitantes. La mayoría de los residentes del medio rural se ven obligados a contar con vehículo propio para poder acceder a los servicios básicos de salud de la comunidad. Para los profesionales se hace imposible trabajar en el medio rural sin contar con un coche, y, aún así, los que sí deciden trasladarse a los pueblos pasan, en ocasiones, más tiempo al volante que pasando consulta.

De las 510 zonas básicas de salud con las que cuenta la comunidad los sanitarios que trabajan en Burgos Rural Norte y Sur, Briviesca, Aranda, Zamora Norte o Ávila Rural, hay más ejemplos, atienden a pacientes de más de 20 municipios. Son las zonas que más municipios abarcan pero no las únicas, ni mucho menos, que dan soporte a grandes áreas en el territorio. Los profesionales que trabajan en la P.A.C. de Soria rural Norte y Sur, Arenas de San Pedro, Lerma, Alba de Tormes y Benavente, entre otros, dan servicios a más de 10 municipios de Castilla y León. En total 47 zonas básicas de salud de la comunidad son responsables del servicio sanitario de más de 10 municipios en su zona.

El informe 2022 publicado por el Consejo de Colegios Oficiales de Médicos de Castilla y León concluye con una resolución clara, es necesaria la creación de un nuevo Plan de Ordenación de Recursos Humanos que aborde, de forma inmediata y con una planificación correcta, los retos demográficos a los que se enfrenta la profesión en la comunidad. Se hace necesaria la mejora de las condiciones laborales de unos profesionales que se sienten saturados, infravalorados y desprestigiados. El fortalecimiento en la gestión de la Atención Primaria es prioritario si queremos mantener la viabilidad de nuestro Sistema de Salud. Este diagnóstico ya se publicó hace dos año, en 2024 la situación de bajas en el servicio sanitario se agrava y  la consejería aún no ha implementado medidas de impacto. ¿Cuánto más tiempo hará falta?

Referencias

  • Cairo Touriño, Alberto. Visualizar. UOC.
    • Cairo Touriño, Alberto. Análisis y visualización de datos. UOC.